«

»

ene 26

SUPERFICIE OCULAR

La superficie ocular permite, en condiciones normales, la exposición del globo ocular al exterior y es uno de los componentes refractivos del ojo que hace posible la proyección de imágenes nítidas en la retina.

La superficie ocular consta de epitelio conjuntival y corneal, glándulas de Meibomio y se integra en una unidad funcional compuesta por la película lacrimal principal, párpados y arcos neurales reflejos cuya vía aferente principal es vehiculizada por la rama oftálmica del nervio trigémino.

El funcionamiento correcto e integrado de cada uno de los elementos de esta unidad funcional permite mantener la homeostasis de la superficie ocular cuya principal finalidad es la de mantener un epitelio corneal íntegro. La alteración de cualquiera de estos elementos puede conducir a la enfermedad de la superficie ocular.

Múltiples agentes exógenos y endógenos pueden amenazar constantemente dicha homeostasis lo cual hace que los diferentes componentes de la unidad funcional de la superficie ocular se mantengan en un estado altamente dinámico ante estímulos cambiantes. Ante defectos epiteliales traumáticos en córnea nducirá un reflejo del incremento del flujo lacrimal, cambios en la composición de la lágrima, migración de células epiteliales para cubrir el defecto, aumento de actividad mitótica en el epitelio límbico y dilatación capital conjuntival con aumento de la permeabilidad vascular.

Además de la vía neural, hay otros mecanismos de integración, comunicación y regulación entre los diferentes componentes de esta unidad funcional. Destacan los de naturaleza hormonal, elementos celulares y humorales que llegan a través de la circulación  sanguínea y las citoquinas.

La red de citoquinas que opera en la superficie ocular y su paper homeostático, en condiciones normales o patológico en otras situaciones, como inflamaciones crónicas de la superficie ocular, son áreas de investigación. Las citoquinas son proteinas que actúan como mediadores solubres de comunicación intercelular. En asosiación con hormonas y neurotransmisores forman un sistema que regula el desarrollo, reparación tisular y la respuesta inmune en los organismos multicelulres. Se unen a receptores específicos de la membrana de la célula diana activando o inhibiendo la transcripción genética. La expresión de estos receptores suele estar regulada por señales específicas como pueen ser otras citoquinas o incluso la misma citoquina que se une al receptor. Las diferentes citoquinas reciben distintos nombre que reflejan parcialmente su primera función descrita y el orden de su descubrimiento. Son las interluquinas, interferones, factores de necrosis tumoral, factores de crecimiento, quimioquinas y otras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>