«

»

abr 23

ALTERACIÓN DE LA PELÍCULA LAGRIMAL.

Una película lacrimal íntegra y estable es esencial para tener una visión nítida. Los componentes de esta película son 3, componentes seroacuoso, que es el más abundante y lo producen las glándulas lacrimales, el componente mucinosos proveniente de células epiteliales y caliciformes de la superficie ocular y también de las glándulas lacrimales, y el lipídico producido mayoritariamente por las glándulas de Meibomio.

Clásicamente se había considerado que estos elementos se repartían en 3 capas para constituir la película lacrimal. Estudios de imagen realizado en humanos y roedores sugieren que los componentes acuoso-proteico y mucinoso se combinan para formar un gel hidratado.

Las mucinas son una familia de glicoproteínas producidas por las células epiteliales y caliciformes de los epitelios mucosos. Pueden ser de tres clases: mucinas secretorias formadoras de geles que tienden a formar largos oligómeros a través de enlaces disulfuro, mucinas solubres que no forman geles y mucinas asociadas a la membrana celular que constan de una porción intracitoplasmática, una porción transmembrana y otra extracelular. La composición exacta de las mucinas que formarían este gel hidratado de la película lagrimal no se conoce pero se trataría de una mezcla de mucinas solubles y mucinas formadoras de geles. Las células epiteliales de la superficie ocular expresan mucinas en sus membranas celulares. El componente extracelular de estas mucinas interaccionaría con las mucinas de este gel hidratado contribuyendo a estabilizar la película lacrimal sobre la superficie ocular y a mantener su estructura.

En algunos casos se considera la expresión de mucinas por parte de las células epiteliales como un marcador de diferenciación normal del epitelio de la superficie ocular y su ausencia como el inicio del desarrollo de metaplasia escamosa y uno de los factores que explicaría la tinción positiva con rosa de Bengala.

La lágrima tiene múltiples componentes como son electrolitos, oxígeno, glucosa, vitaminas, inmunoglobulinas, proteínas antimicrobianas como la lisozima y la lactinoferrina, y factores de crecimiento, como el factor transformador del crecimiento a (TGF-a), factor de crecimiento epidérmico (EGF) y factor de crecimiento del hepatocito (HGF). Estos factores de crecimiento regulan procesos celulares a través de su interacción con receptores celulares específicos. La función biológica exacta de estos factores proteicos no se ha definido con exactitud pero es probable que algunos desempeñen un papel importante en el mantenimiento de la homeostasis de la superficie ocular y otros regulen procesos de reparación tisular.

La capa más externa de la película lacrimal es la capa lipídica producida principalmente por las glándulas de Meibomio. Dicha capa evita la evaporación de la lágrima y mejora la estabilidad de la película lacrimal. Un modelo propuesto recientemente de estructura de esta capa consta de una fase polar hidrofílica y otra no polar hidrofóbica.  La fase polar estaría en contacto con la capa acuomucinosa y estaría compuesta por fosfolípidos, esfingomielina, ceramidas y cerebrósidos. Esta fase interacciona con la otra, más superficial, en contacto con la atmósfera y compuesta de lípidos no polares, a través de enlaces hidrófobos. La capa no polar externa estaría compuesta por ésteres de cera, ésteres de colesterol, triglicéridos, ácidos grasos libres e hidrocarbonos.

La mayor parte de la secreción de las glándulas lacrimales se produce a través de un arco neural reflejo. La vía aferente de ese reflejo es la estimulación, preferentemente no consciente, de la superficie ocular y la mucosa nasal que es vehiculizada por la rama oftálmica del nervio trigémino hacia el sistema nervioso central. Allí se produce una integración con otras aferencias como las que vienen del área corticales que corresponden a la lacrimación emocional. La vía eferente principal de este arco reflejo es la vehicularizada por fibras parasimpáticas que viajan en el nervio facial y que finalmente alcanzan la glándula lacrimal a través principal estimulando la secreción lacrimal a través de receptores muscarínicos a los que se une la acetilcolina.

La alteración de la pelicula lacrimal supone la pérdida de sus propiedades ópticas óptimas y la pérdida de propiedades de lubricación, hidratación, protección, nutrición y limpieza de la superficie ocular que nos puede llevar a una situación de disfunción de dicha superficie. La alteración patológica de la pelicula lacrimal se produce principalmente en los pacientes que englobamos dentro de la denominación de ojo seco.

Una definición general de ojo seco sería la de aquellas alteraciones de la película lacrimal debidas a una deficiencia lacrimal o a una excesiva evaporación de la lágrima que causa daño en la superficie ocular interpalpebral y que se asocia con síntomas de irritación ocular.

El ojo seco se divide en dos grandes grupos:

Ojo seco acuodeficiente.

Ojo seco evaporativo.

1 ping

  1. Embarazo y lentes de contacto. » El blog de Clínica GMA

    […] El edema y alteraciones en el espesor corneal pueden crear una inadaptación a las lentes de contacto. Realizando un simple test de Schirmer tambien podemos apreciar los cambios a nivel de la película lagrimal. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>