«

»

nov 09

ANOMALÍAS DE LA CURVATURA CORNEAL.

Queratocono

Dos grandes grupos forman las anomalías congénitas de la curvatura corneal, el queratocono y el queratoglobo.

El queratocono se suele caracterizar por una deformación central cónica de la córnea que suele ser generalmente bilateral aunque de distinto grado entre ambos ojos y en casos excepcionales se encuentra en un solo ojo, con opacificación parenquimatosa y adelgazamiento de la córnea.

Es la deformación corneal más habitual que solemos encontrar, de manifestación familiar suele afectar más a mujeres que a hombres.

Si estar del todo claro, es probablemente una enfermedad genética. Suele aparecer en familias con diversas vías de transmisión hereditaria. Ocasionalmente se asocia con el síndrome de la trisomía 21 (sídrome de Down) así como la dermatitis atópica y otras afecciones del tejido conectivo, como el síndrome de Marfan.

El curso clínico es episódico. El aumento de la curvatura de la córnea generalmente produce astigmatismo miópico irregular. Si se deja sin tratamiento en algunos casos se puede producir desgarros de la membrana de Descemet debido al continuo estiramiento. Toda la córnea puede entonces abombarse hacia afuera en esta localización, denominándose queratocono agudo. Se experimenta una pérdida brusca de agudeza visual acompañado de intenso dolor, fotofobia y lagrimeo.

El diagnostico se realiza principalmente con la prueba de la topografía corneal, aunque se pueden ampliar con pruebas complementarias como son la tomografía de segmento anterior y el estudio de la biomecánica corneal.

Otra de las pruebas diagnósticas del queratocono es colocarse detrás del paciente y tirando del párpado superior hacia abajo, se podrá apreciar la prominencia cónica de la superficie de la córnea debido a la deformidad del bórde del párpado (signo de Munson).

En estados incipientes, la corrección óptica del defecto refractivo provocado por el queratocono puede realizarse con gafas. Cuando la afección progrese, se requerirán lentes de contacto rígidas. En casos más avanzados es necesario recurrir a otras técnicas como son los segmentos de anillos intraestromales o en casos más graves la queratoplastia penetrante. Al ser la córnea avascular el pronóstico es bueno al existir poco porcentaje de rechazo.  

 En el caso del queratoglobo, la afectación es muy rara, su curvatura es hemisférica, teniendo una tendencia a la miopía, aunque en algunos casos se produce un aplanamiento corneal produciendo hipermetropía. Las pruebas diagnósticas y tratamientos son similares a los del queratocono.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>