«

»

jun 20

Como se debería medir la Presión Ocular en el siglo XXI.

Autor: Jorge Cazal, M.D., F.E.B.O.

El año 2005 marcó el centenario de la creación del primer, sencillo y en general fiable tonómetro ocular , diseñado por un noruego, Hjalmar Schiøtz (1850-1927).

Durante medio siglo su instrumento se convirtió en el estándar para la medición de la Presión IntraOcular (PIO). Errores de medición pueden ser introducidos por el instrumento y el explorador. Las variaciones en la curvatura, espesor de la córnea y la rigidez ocular afectan a la medición.

En 1954, después de casi 50 años que Schiøtz presentara su tonómetro de indentación, Hans Goldmann (1899-1991) describe un nuevo  tonómetro de aplanación que rápidamente se convirtió en un paradigma. Con el tonómetro de Goldmann poco  líquido intraocular se desplaza durante la medición, por lo que la PIO es sólo ligeramente elevada durante este acto. La rigidez escleral tiene poca influencia en su exactitud.

Estudios recientes han demostrado la necesidad de tener en cuenta  otros factores oculares adicionales. Se ha centrado la atención nuevamente en el espesor de la  cornea, pero el grosor de esta no encierra, toda la problemática de la variación en la medición de la PIO.

Complejos  problemas  mecánicos, tales como la deformabilidad, la distensibilidad, elasticidad, y la histéresis puede ser aún más importantes. Algunos de estos factores están relacionados con la edad.

Es así que la precisa medición de la PIO está sujeta a algunos factores de confusión, tales como ritmo circadiano  y la influencia de las propiedades biomecánicas de la córnea.

Además, con el aumento de los  procedimientos refractivos en la córnea (Ej. Cirugia de Miopía con Excimer Láser)  y  la indicación de las diferentes modalidades de la queratoplastia (no penetrante), existe  un creciente interés en saber como los cambios en la estructura de la córnea pueden influir en las mediciones de la PIO y cómo podría afectar en el manejo de estos pacientes una vez que estos se presenten a la consulta.

Dos técnicas de muy atractivas por tener en cuenta los posibles factores de error de la medición han surgido durante los últimos años: Tonometría Contorno Dinámico-Pascal (DCT) y el  Analizador de Respuesta Ocular (ORA).

El ORA proporciona dos parámetros adicionales que reflejan las propiedades biomecánicas de la córnea y demuestran la variación entre individuos: la histéresis corneal (CH) y factor de resistencia corneal (CRF).

El analizador de la respuesta ocular (ORA) utiliza un pulso de  presión de aire, configurando un método dinámico caracterizado por originar  un aplanamiento corneal bi-direccional para medir de  la córnea sus parámetros biomecánicos.  Este pulso de aire inicial enla córnea provoca su movimiento hacia el interior, y crea una ligera concavidad. El dispositivo toma dos medidas de la respuesta corneal al pulso de aire,  inicialmente la fuerza necesaria para aplanar la córnea durante la elevación de la  presión del pulso de  aire  y la fuerza registrada en el momento que la córnea se aplana de nuevo después de la bomba de aire se apaga.
La diferencia entre las dos mediciones (aplanación corneal hacia adentro y hacia afuera) se denomina histéresis corneal.

Con base en esta evaluación inicial, el dispositivo dispone de 4 parámetros diferentes:
IOP g =  PIO correlacionado con Tonometría de  Goldman

IOP cc= PIO cornea compensada

CH =      Histéresis Corneal

CRF=     Factor de Resistencia Corneal

Durante el proceso de medición ORA, al igual que sucede con los tonómetros de aire, la córnea absorbe parte de la energía del pulso de aire inicial, esto hace que la medición de la presión de aplanación en el segundo lugar a ser inferior a la medición inicial. La diferencia entre las dos presiones es CH. Este parámetro del ORA se cree que representan la naturaleza viscoelástica de la córnea, o su capacidad de amortiguamiento viscoso.

El concepto de capacidad de amortiguamiento viscoso puede ser importante clínicamente, ya que algunos investigadores han propuesto que el aumento de la capacidad de amortiguación puede permitir que un ojo amortigue más eficazmente los potenciales daños de la fluctuación de la PIO.

Hoy en día, más de un siglo después de la descripción de Schiøtz  de su  tonómetro, somos más conscientes de las dificultades y posibles fuentes de  error  en la medición de la PIO.

Desde que nos hemos hecho  concientes  de la influencia de la córnea en las estimaciones de la PIO por la tonometría de Goldman  se ha incrementado, los esfuerzos para mejorar los métodos de tonometría.

Sin embargo, el desarrollo de recientes instrumentos nos sugiere que podríamos  estar cerca de llegar al destino final, conseguir un instrumento verdaderamente fiable.
La importancia de medir la PIO proviene principalmente del concepto de que es el factor de riesgo más significativo para el desarrollo y progresión del glaucoma, el cual es la causa más importante de ceguera irreversible en todo el mundo.

1 comentario

  1. fernando orozco cardona

    la capacidad de amortiguemiento corneal es inversamente proporcional al espesor corneal lo importante del asunto es determinar la constante que se pueda aplicar en la compensacion de los valores finales.un estudio importante seria la concentracion molecular del humor acuoso y su incidencia en la histéresis corneal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>