«

»

may 29

Embarazo y lentes de contacto.

Durante el embarazo se producen cambios fisiológicos en la mujer debido a los diferentes cambios hormonales que se producen.

Se ensanchan las caderas, crecen las mamas, frecuentes cambios emocionales.

El sistema visual no es ajeno a estos cambios, sino que puede ser afectado directamente, pueden agravar patologías oculares ya existentes o ser susceptibles a otros procesos que estaban en forma larvada.

Se pueden detectar cambios en los errores refractivos de los pacientes que pueden ser transitorios o permanentes, aunque los errores no suelen dar grandes cambios, estos tienen una tendencia hacia la miopización entre las semanas 31 a 41, relacionado probablemente a un edema corneal creado por la retención de líquidos que se sufre. Estas retenciones suelen desaparecer en unos 2 meses después del parto.

Algunos autores describen una insuficiencia de la acomodación que puede causar problemas en la visión próxima, incrementando los problemas también en visión lejana de los pacientes hipermétropes.

También se describe la irritación ocular.

El edema y alteraciones en el espesor corneal pueden crear una inadaptación a las lentes de contacto. Realizando un simple test de Schirmer tambien podemos apreciar los cambios a nivel de la película lagrimal.

lente-de-contacto

Se ha llegado a presentar una mayor intolerancia a las lentes gas permeables, debido a una mayor sensibilidad por parte del paciente, en caso de necesidad por altas emetropías de estos, se les puede recomendar en este periodo el uso de lentes de contacto desechables, a ser posible diarias, en combinación de lubricantes habitualmente.

Se han descrito casos en el que el embarazo ha acentuado astigmatismo corneales, creando cambios en el eje del astigmatismo, por lo que la refracción de las lentes de contacto hidrofílicas de estos pacientes no corregía su defecto actual.

En general, la mayoría de los problemas vienen generados por los cambios de curvatura corneal relacionados con la edematización que suele sufrir la embarazada en córnea provocando a su vez un cambio refractivo que en la mayoría de los casos remite a las pocas semanas del parto.

En estos casos, el uso de una lente de hidrogel de silicona con un alto DK puede ser una solución parcial, un tema que se sale del ámbito visual pero si es importante para la madre en casos de defectos refractivos altos, es poder llevar este tipo de lentes durante el parto, ya que podrá apreciar perfectamente la evolución de este, cuando nace, lo pesan o lo limpian.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>