«

»

jun 13

Tratamiento en el estrabismo infantil

Una de las primeras cosas que tenemos que tener en cuenta a la hora de tratar un estrabismo es la compensación óptica de las posibles ametropías y del tratamiento de la posible ambliopía consecuente de este estrabismo, igualando lo mayor posible la visión de los dos ojos y tener una buena visión binocular.

estrabismo infantil

Los objetivos principales en el tratamiento del estrabismo son:

  1. Conseguir una buena agudeza visual en cada ojo, este es el principal y prioritario.
  2. Alcanzar la mejor alineación ocular posible que estéticamente no se les note desviar.
  3. Desarrollo de la visión binocular normal: es el objetivo ideal, aunque en muchos casos no se pueda alcanzar totalmente, influirá la edad de comienzo del estrabismo y el tiempo trascurrido hasta su tratamiento. La edad que marca la barrera pronóstica está en torno a los 4 años (por debajo el pronostico es bastante favorable, por encima va bajando y en mayores de 8 años es bastante malo). Así, aunque el desarrollo de la visión culmina a los 7-8 años, la capacidad de mejorar desciende a los 4 años. DEl mismo modo, la posibilidad de aparición de ambliopía disminuyen con la edad, siendo excepcionales las recaídas a partir de los 8 a 12 años.

El estudio de la refracción es el primer paso en el tratamiento de todo estrabismo. Se tendrá que realizar también bajo cicloplejía, su correcta correcta realización mejorará el desarrollo de la visión, ya que una ametropía puede ser causa de una ambliopía, y tiene una actuación directa sobre el factor motor del estrabismo. En las endotropias con hipermetropía, se prescribe siempre la corrección total desde el primer momento, pudiendose compensar totalmente la desviación o reducirla a un punto don de no se tenga que plantear la cirugía. En caso de Miopía se prescribe el máximo positivo con máxima agudeza visual, así como en astigmatismos y anisometropías.

En las exotropias con miopía prescribir la corrección total, ya que se puede reducir el ángulo de desviación y mejorar el control de la desviación. Si existe hipermetropía y esta es ligera o media y el niño presenta una buena agudeza visual, no la corregiremos, si es alta y el niño presenta una agudeza visual mala, se tendrá que corregir. Si existe astigmatismo o anisometropía, prescribimos la corrección total.

En el tratamiento de la ambliopía no solo se trata de recuperar visión, sino de igualar las agudezas visuales en ambos ojos, consiguiendo la alternancia para que no recidive la ambliopía y se desarrolle la unidad de visión en ambos ojos.Si el niño a los 4 años es capaza de ver 20/40 con cada ojo y alternar, a los 8 años seguramente llegará a ver 20/20 si continua alternando, si domina uno, casi seguro va a recaer en la ambliopía.

En el desarrollo de la visión influye la plasticidad cerebral y por ello la edad: cuanto más pequeño es el niño mayor plasticidad cerebral tenemos y mayor posibilidad de recuperar la ambliopía. La edad que marca la barrera pronóstica son los 4 años, por debajo el pronostico es muy bueno, por encima baja, y en mayores de 8 años es muy malo. Así, aunque el desarrollo de la visión culmina a los 7 a 8 años, la capacidad de mejora desciende a partir de los 4 años. Del mismo modo, las posibilidades de aparición de ambliopía disminuyen con la edad, siendo excepcionales las recaidas a partir de los 8 a 12 años.

Como tratamiento preferente en la ambliopía se utiliza la oclusión total, con parche adherido a la piel, desde la permanente, que ya no se usa tanto, como la asimétrica, más días en el ojo director que en el amblíope. Es el tratamiento más efectivo, rápido y barato.

Las pautas de oclusión dependeran de la edad del paciente, el grado de ambliopía y el tiempo de tratamiento. cuanto mayor es el niño, más profunda será la ambliopía y más rápido querremos obtener los resultados, por tanto más fuerte tendrá que ser el tratamiento. La máxima pauta que se usa para no provocar una inversión de la ambliopía ni una ambliopía por deprivación es 1 semana por año de vida, ocluyendo 6 días el ojo director y uno el amblíope en un niño de una año.

Cuando la oclusión no funciona, generalmente por no poder realizarla correctamente, se usa la penalización óptica del ojo director.

Como opción final se recurre a la cirugía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>